¿Qué le hace COVID-19 a sus pulmones?


COVID-19 es una enfermedad respiratoria, que llega especialmente a las vías respiratorias, incluidos los pulmones.

COVID-19 puede causar una variedad de problemas respiratorios, desde leves hasta críticos. Los adultos mayores y las personas que tienen otras condiciones de salud como enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes pueden tener síntomas más graves.

Esto es lo que el nuevo coronavirus le hace a tus pulmones.

El coronavirus y sus pulmones

El SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, es parte de la familia del coronavirus.

Cuando el virus entra en su cuerpo, entra en contacto con las membranas mucosas que revisten su nariz, boca y ojos. El virus entra en una célula sana y la utiliza para producir nuevas partes del virus. Se multiplica, y los nuevos virus infectan las células cercanas.


Piensa en tu tracto respiratorio como un árbol invertido. El tronco es tu tráquea o tráquea. Se divide en ramas cada vez más pequeñas en los pulmones. Al final de cada rama hay pequeños sacos de aire llamados alvéolos. Aquí es donde entra el oxígeno en la sangre y sale el dióxido de carbono.

El nuevo coronavirus puede infectar la parte superior o inferior de las vías respiratorias. Viaja por tus vías respiratorias. El revestimiento puede irritarse e inflamarse. En algunos casos, la infección puede llegar hasta los alvéolos.

COVID-19 es una condición nueva, y los científicos están aprendiendo más cada día sobre lo que puede hacer a sus pulmones. Creen que los efectos en su cuerpo son similares a los de otras dos enfermedades por coronavirus, el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

Casos leves y moderados

A medida que la infección viaja por las vías respiratorias, su sistema inmunitario contraataca. Sus pulmones y vías respiratorias se hinchan y se inflaman. Esto puede comenzar en una parte del pulmón y diseminarse.


Alrededor del 80% de las personas que tienen COVID-19 tienen síntomas de leves a moderados. Puede tener tos seca o dolor de garganta. Algunas personas tienen neumonía, una infección pulmonar en la que los alvéolos están inflamados.

Los médicos pueden ver signos de inflamación respiratoria en una radiografía de tórax o una tomografía computarizada. En una tomografía computarizada de tórax, pueden ver algo que llaman "opacidad de vidrio esmerilado" porque se parece al vidrio esmerilado en una puerta de ducha.


Casos graves

Alrededor del 14% de los casos de COVID-19 son graves, con una infección que afecta a ambos pulmones. A medida que la hinchazón empeora, sus pulmones se llenan de líquido y escombros.

También puede tener neumonía más grave. Los sacos de aire se llenan de moco, líquido y otras células que están tratando de combatir la infección. Esto puede hacer que sea más difícil para su cuerpo tomar oxígeno. Puede tener problemas para respirar o tener dificultad para respirar. También puede respirar más rápido.

Si su médico le toma una tomografía computarizada de su pecho, las manchas opacas en sus pulmones parecen que comienzan a conectarse entre sí.

Casos críticos

En COVID-19 crítico, alrededor del 5% del total de casos, la infección puede dañar las paredes y revestimientos de los sacos de aire en los pulmones. A medida que su cuerpo trata de combatirlo, sus pulmones se inflaman más y se llenan de líquido. Esto puede hacer que sea más difícil para ellos intercambiar oxígeno y dióxido de carbono.


Es posible que tenga neumonía grave o síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA). En los casos más críticos, sus pulmones necesitan la ayuda de una máquina llamada ventilador para hacer su trabajo.

Hay evidencia de que el 20-30% de los pacientes críticamente enfermos pueden desarrollar coágulos en los pulmones, el corazón, el cerebro y las piernas, algunos de los cuales son potencialmente mortales.

Algunas personas han necesitado trasplantes de pulmón debido al daño tisular grave de COVID-19.

Complicaciones de COVID-19

Puede tomar tiempo sentirse mejor después de tener neumonía. Puede sentirse más cansado de lo habitual durante un tiempo. También puede encontrar que no puede hacer ejercicio como solía hacerlo.

Algunas personas tuvieron tos incluso después de recuperarse de COVID-19. Otros tenían cicatrices en los pulmones. Los médicos todavía están estudiando si estos efectos son permanentes o podrían sanar con el tiempo.


Fuente WebMD

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo